jueves, 23 de julio de 2009

Pequeñas manías 2

Voy a poneros la segunda parte de “Pequeñas manías” que tiene esta que os escribe, al final seguramente acabareis pensando que soy una perlita jejejeje pero bueno, la cosa es reírnos un rato (porque hay algunas de agárrate ¿eh? yo lo aviso…). Vamos a empezar!.
Pues algo que realmente me pone de una mala leche increíble y me cruza la vena (yo diría que más que cruzarse, me hace un cuadro de macramé y todo) es que no me dejen dormir, explico:
Cuando me meto en la cama el simple “tic-tac” de las manecillas de cualquier reloj que tenga cerca me desquicia (recuerdo una noche en casa de mi abuela que ella tenía un despertador en su mesilla y al ver que no podía dormirme con el maldito tintineo, busqué a tientas el causante de ello y lo guardé en la mesilla; al poco estaba en los brazos de Morfeo jeje). Y ya ni os cuento que ocurre si me voy a dormir antes que los demás y la gente no baja la tele y el volumen de sus voces…PUF!! Pego berridos cual arrabalera diciendo de todo menos bonita, es superior a mi eso y no puedo remediarlo que le vamos a hacer.
Otra de ellas es la que en verano al ir en camisetas de tirantes por el calor, notar la respiración de alguien en el cogote o los hombros, me pone de una mala gaita (si es hasta incluso si mi amor me respira cuando duerme que me pone frenética, no me molestara que alguien en el ferrocarril me lo haga) si lo sé que jodía es la nena…
Y si cuando mantienes una conversación con una persona, esta tiene la manía de darte golpecitos en el brazo como para enfatizar, buenoooo. Primero me aparto cada vez para que se dé cuenta (que va a ser que ni se da) y depende de la confianza ya le suelto “que ya te escucho, pero no te me pegues tanto” y me quedo con las ganas de decirle: que las orejas las tengo en la cabeza no en el brazo cojo…
¿No os pone nerviosos escuchar sorber la sopa?,pues a mi si y mucho!! Y claro por educación a depende quien no le puedes decir “oye no sorbas cual marsopa por favor” porque te juegas un moco de esos bien dados; si a eso le añadimos la manía de mi niño a dar golpecitos con los dientes en cada cucharada de sopa ya tenemos el pastel montado. Mira que se lo he dicho por activa y por pasiva, él pasa de mi pero millas!. A él le gusta comérsela así y así se la come (so pena que un día a parte de la sopa le haga comer la cuchara también, no penséis que soy violenta ¿eh?, es por darle un extra de hierro a su nutrició jijiji ¡si soy mala :P! pero no se lo haría nunca, aunque las ganas no me las quita nadie…
También me molesta mucho (pongo molesta cuando quiero decir jode) que, cuando estés hablando con una persona vaya subiendo gradualmente el volumen de su voz como imponiéndose (lástima que los humanos no tengamos un botoncito como la radio para bajarlo, porque más de uno iría en off si por mi fuera).Es que es muy desagradable que casi te chillen porque se piensan que estas sorda. Ni digamos cuando intentas contestar que ni te dejan, abofetearía cual ventilador a quien me lo hace, en serio (tuve un compañero de trabajo así y casi evitaba hablar con él para mantener en buen estado mis nervios; que no servía de nada porque te lo hacía igual aunque le ignorases casi, él lo hacía. Hay gente que la sutileza creo que ni la conoce…).
Yo que pensaba que no tenía muchas manías, releyendo casi vaya borrando esa idea de mi cabeza ¿no?. Ya os avisé que era un perlita y de las de cultivo me atrevería a añadir, pero no penséis que soy una mala pecora obsesiva-compulsiva porque tampoco es eso, si manías tengo pero cuando se me conoce un poquito se me puede llegar a querer y todo jajajajajaja. Espero haceros reír un rato y os guste mi esencia de hoy (yo la verdad es que me he reído bastante pensando las que os ponía).Un saludo para todo aquel que me lea,recordad: respetad y seréis respetados!

Las horas en la vida

El otro día fregando los platos tras la cena, pensaba que las horas del reloj tienen un diferente significado según la edad que tengas, me e...