¡La vuelta al cole!

¡Mira que es curiosa esta vida!
Después de16 años sin saber nada de la gente con la que iba al cole y gracias al famoso Facebook (para quien no lo conozca, es una página de Internet donde puedes encontrar a muchos conocidos introduciendo su nombre y apellidos, siempre que estén dados de alta claro esta jeje), una de mis amigas me localizó. Al primer momento al leer su nombre no caí, pero al ver en pequeñito su foto enseguida supe quien era, ¡menuda sorpresa me llevé al ver que me recordaba! .Como no enseguida empezamos a freírnos a preguntas “que es de tu vida”, “como te va todo” etc etc… y acto seguido nos agregamos como amigas en dicha página e intercambiamos teléfonos. Revisando a sus conocidos pude localizar a mucha gente más de la que iba con nosotras a clase y fue, como volver a las aulas. La cabeza empezó a carburarme a quinientos por hora recordando a mis compañeros, las anécdotas, las putadillas que nos hacíamos, las excursiones, los profesores, un largo sinfín que me han transportado a esos días.
Es divertido ver a los que eran tus colegas de entonces convertidos en mujeres y hombres, como han cambiado físicamente (algunos siguen teniendo la misma cara y hasta carácter de entonces) y en que se han convertido. Viendo sus perfiles te haces una ligera idea de cómo han evolucionado y más de una sorpresa te llevas. Esta la que era repelentita y empollona que se ha transformado en cisne egocéntrica a más no poder: yo tengo dos carreras, yo trabajo en tal, mi pareja tiene pascual…no pude evitar ante tal despliegue de “maravillas” decirle si no le pareceríamos unos mindundis cuando nos viera (es que me cargo tanto ese yo, yo y más yo que no me pude callar…quizás piensa que la riqueza de las personas se mide por cuanto gana o cuanto tiene…creo que si es así, es muy pobre la muchacha), seguimos con la que de buenas a primeras te cuenta que se ha separado y tiene un hijo de lo más precioso (y cuando logras hablar con ella el tema de su separación aparece sin que lo busques, será su especie de carta de presentación no sé yo que pensar…), luego esta una de tus mejores amigas que resulta conservar esa identidad que recuerdas con tanto cariño (menos mal que alguien es más o menos como recuerdas). Después están los que tras ver que has aparecido en escena, te agregan como “amigo”; tu les mandas un saludo de cortesía como a todos los demás con cierto aprecio y ellos, pasan ni de decirte ahí te den con patatas (¿PARA QUE COÑO ME AGREGAS? ¿POR PURA IMAGEN PARA RELLENAR TU LISTA DE AMIGOS DEL COLE?, lo cortés no esta reñido con lo valiente ¿eh? Más que nada por si no lo sabías reina…). Y para ir terminando, están los que siguen como los recuerdas: guasones con los que compartiste un montón de risas, que se sorprenden gratamente de tu “evolución” como persona ya que te recuerdan por tu gran timidez (lo que me reí cuando me lo dijo, le contesté si me estaba llamando Pokemón y nos carcajeamos cosa mala jajaja). A los que tenía una manía especial y no me llevaba bien entonces sigo manteniéndolo (si ya sé que es estúpido pues las personas cambian y en algunos casos ¡hasta mejoran!. Pero no me fastidies ¿como voy a pedirle amistad al gracioso que se metía contigo día si día también, haciéndomelas pasar canutas?. Ni de coña, la hipocresía se la dejo a otros que les guste, conmigo no va.).
Quizás penséis que soy una mala pécora criticona pero es que hay cosas que no cambian; cuando se detecto que íbamos apareciendo uno a uno por la red, lo primero que se pensó fue en organizar una cena para así vernos todos los que quisieran ir, hasta aquí la idea es buena pues pensaba que se haría con la intención de buen rollito a tope, pero pronto me di cuenta que igual que en los recreos del cole, se han hecho como corrillos. Es no deja de darme bastante por saco pues si figura que se organiza esa cena para vernos todos, TODOS deberíamos estar al corriente de las propuestas que se hacen ¿no?, pues no señores, no es así. Cuando mi amiga me lo comentó fui la primera en apuntarme pero últimamente y viendo de que pie cojea más de uno, me lo estoy repensando… (ya os contaré que decisión tomo al final, porque como es en Junio, siempre me puede salir un compromiso al que no puedo faltar ¿verdad? Jeje).
Dan ganas de mandar un mensajito y decir: madurad guapetones, que la época de corrillos con los que te llevas mejor la dejamos en el patio de la escuela.
Como ya he dicho, hay cosas que no cambian y creo, que no lo harán. Aún así, me alegro de haberles encontrado en el ciberespacio y rememorar esos días de carpetas con fotos del Súper Pop, los bocadillos de merienda y los momentos bonitos compartidos.
Un saludo para quien me lea, respeta y serás respetado.

Comentarios

PEQUEBARBIE ha dicho que…
Nena ha sido un acierto lo del facebook eh?? yo ultimamente es lo que más utilizo, puedes encontrar a toda la gente que conoces.

besicos
Carlos ha dicho que…
Pues aún tienes tiempo de decidir con la mente fría... que en caliente nos solemos equivocar.
Un saldo

Entradas populares de este blog

Días para desconectar

Mi despedida para ti...

Bendita rutina