Entradas

Los hombres de mi vida

Hoy después de llevar al niño al cole e intentar explicarle que era un novio, me he animado a escribir esta entrada.
Será por la cercanía de los 40 años o que mi cerebro se va aposentando ya de una vez, pero hoy me acordaba de mi primer beso y casi pude rememorar ese escalofrío que sentí a los quince años tras recibirlo...Hablando conmigo misma confieso que me he enamorado dos veces en la vida (el resto han sido tonterías, atracción y nada más a pesar de creer que era amor, con la perspectiva de los años puedo afirmar que no lo era). La primera vez fue muy joven con 15 tiernos años de D y la segunda de A con 25.

En el colegio yo no era más que el blanco de varias burlas y el patito feo de la clase (hoy día seria un bullyng como una casa pero por aquel entonces, era que se metieran contigo por tener un defecto visual ...).Esos años hicieron que fuera una chiquilla muy insegura de mi misma más la mierda de vida que tenía en mi casa, pues me convirtieron en la timidez hecha chica. Tras a…

Bendita rutina

Las vacaciones están hechas para la gente con dinero y sin hijos, como no tengas de uno y dos de los otros, estas vendida y jodida por que no decirlo.

No se si es esta recién estrenada maternidad doble (entiéndase tener dos hijos eh?) tiene algo que ver o es simplemente que mi pequeño, esta creciendo y haciéndose como personita, pero es que que vaya mesecitos de verdad. Eso si muchos cabreos por mi parte, mucho grito (medio vecindario deben saber nuestros nombres de carrerilla fijo) mucho calor, un niño de casi 6 años más su hermana de camino al añito es un bombazo de tres pares señores. Añadirle al coctel que papa no puede hacer vacaciones en los meses ni de verano ni invierno es ya la guinda a un verano que me las ha hecho pasar moradas para llegar al día 12 de Septiembre (fecha mágica que es cuando ha empezado el cole el mayor).

Yo he tirado estos meses con mi dosis de chute para dormir con lo que vuelvo a ser persona, con más de un sofocón de los buenos pero sin ser las explosione…

Sube y baja sin parar

Como dicta el titulo así ando, en un sube y baja continuo de calma y paz contra ira y descontrol. Hay días que te comes el mundo y otros que como no corras, se te come enterita. Ya he tenido una primera visita con la psicóloga y hay buen feeling, a pesar que esa primera fuera más de tramite que de "tratamiento". "Aquí vienes a vaciar, nada de tenerlo todo bajo control" y eso intentaré porque yo pensaba que tendría que empezar desde el pasado e ir avanzando para que supiera de mi, pero no fue así...Yo fui dando saltos en el tiempo cuando ella quiera saber más de un punto, nos detendremos y le contaré más, pero no será un guión que siga un orden. A ver que sale de todo ello...

Me ando descubriendo y esto es cuanto menos interesante para mi misma y para así saber, que NO debo hacer o que actitudes no he de tener. Tener que ir a muchas revoluciones me hace entrar en una espiral que me absorbe hacia dentro y de la que solo puedo salir si desbloqueo la mente, es decir, s…

¿Calma pasajera?

Siento cierta calma que no se si es pasajera o fruto de que la mochila empieza a no ser tan pesada y que se va aligerando por saber que empezaré a poner remedio a todo esto.
He de decir que mi vida no es como hace tres semanas, he tenido esos momentos de risa cómplice entre caricias y abrazos, he sido espectadora de juegos infantiles llenos de carcajadas incansable por parte de mi hijo con papi, he tenido esos ratos de pareja que hacía puf! ni se sabe que no hacíamos. Me estoy empezando a permitir vivir no sobrevivir como hasta ahora y eso me da paz  al espíritu.

El viernes después de varios meses sin poder ir a mi masajista de la espalda, pude ir ya que lo necesitaba como el aire que respiro; estuve hablando con él pues hay cierta confianza como para hacerlo y le conté como me iba sintiendo y mi tocada de fondo para poder salir adelante. Tras la sesión y al ir a pagarle las lagrimas iban a salir y me dijo "ahora no te detengas" y dejé que rodaran mejillas abajo y se me ace…

Vislumbro la luz ahí a lo lejos...

Ayer por la tarde creo que empecé a reconciliarme conmigo misma y con la maternidad.

Mi día empezó muy temprano pues tuve que ir a ejercer de canguro y tras una pequeña batalla campal aún ni se cómo, logré darle la vuelta a la situación, encauzarla y salir más o menos airosa, eso si, con los nervios a mil o más. Luego tuve una visita con mi médico de cabecera pues quiere hacerme seguimiento tras recetarme pastillas para poder dormir: si una de las peores cosas de todo lo que sufro es que no podía apenas dormir y lo poco, era de mala calidad; así es que el primer paso fue tomarlas y conseguir dormir como una persona medio decentemente, desconectando mi cabeza y recuperándome para encarar el siguiente día. Los beneficios han sido muchos ya que al desconectar mi cerebro de las obligaciones propias e impuestas, arrancas con empuje y no al ralentí. No me gusta nada haber de tomarlas porque en cuanto lees los prospectos te entra un canguelo enorme, pero como me han dicho ya que he pedido ay…

Abriendo puertas

Cuanto hace ya, más de un año no? lo rápido que pasa y lo lento que se llega a sentir. Escribir sienta bien pues si no fuera así, no habría tantos que nos dedicamos en mayor o menor tiempo, a escribir un blog. Pues un blog no deja de ser tu diario más personal o más in personal eso ya depende de lo que se necesite expresar sacar o vomitar (en mi caso) pues cuando uno se pone detrás de las teclas, es porque quiere/ necesita plasmar algo de dentro. Y yo lo vuelvo a necesitar porque ya hace muchos años que es mi puerta de escape a eso que quema dentro, a eso que te transforma en el monstruo en el que prometiste que nunca et ibas a convertir. Escribir me ayuda a poner en orden toda esa batalla campal que llevo en la mente, no se si a otros bloggers les ocurre, pero a mi si, así que ya que es mi blog, mi rincón y mis batallas, las contaré como quiera y cuando quiera, sin obligaciones ya que de esas, ya cuento con unas cuantas, elegidas si, pero no por ello dejan de serlo.

Vamos a empezar d…

Una lágrima y una sonrisa

La última vez que me pasé fue para despedirte, y ya casi hace un año...Un año sin ti, sin ver tus ojitos pegados a los míos, sin esos paseos cortos donde veíamos a Dama, a tu novia o a Soraya. Un año que ha pasado muy rápido pero que pesa mi pequeño amigo, pesa mucho pues tu ausencia y se me sigue haciendo cuesta arriba...

Ya sabes que intentamos volver a tener a otro peludo en casa pero...no salió bien... De verdad que lo intenté pero no podía evitar compararle contigo mi pequeñajo tranquilo, educado y que pasabas tan desapercibido.Él era todo lo opuesto a ti: más grande, sin conocer que era una familia ni un hogar, descarado y ladrón de comida; te confieso que lo quise pero nunca como a ti, pero sus ojitos no pedían más que amor y un tiempo que no le pudimos dar, por eso volvió al refugio.Por suerte y me siento orgullosa de colaborar con ello, en pocos días conoció a su nueva familia y hoy día es feliz, como bien merece mi bretón guapo...
Pero aquí y ahora, me faltas tu pequeño casc…