Cualquier tiempo pasado fue mejor

Pues si, en cuanto nos queramos dar cuenta ya tendremos encima las comidas navideñas, las reuniones (algunas más por compromiso que por ganas), las luces adornando nuestras ciudades, los buenos própositos de la gente, la compra compulsiva de regalos para todos, puf! solo de pensarlo ya estoy llena de comida y agotada psicológicamente de pensar que detalle me encaja más para cada uno...
Con el paso de los años,te das cuenta que ya no es tan bonito como cuando uno es pequeño: se ponía más cariño en hacer las cosas (no es que ahora no se haga, es simplemente distinto), se pensaba mucho más en los que no estaban con la familia (ahora, va más cada uno a la suya, volviendolo muy frío), se intentaba hacer esa buena acción (ahora es mucho si no te pisan en la locura del ritmo frenético que llevamos). No sé, yo recuerdo que nos reuníamos con mis tías y mis primos e ibamos a mirar las luces, las tiendas, comíamos juntos, compartiamos ese día y ahora, por cosas de la vida (y lo que nos pasa a muchos, que la mitad no puede ni ver a la otra mitad perdiendo a veces hasta todo contacto), suerte tienes si de vez en cuando te llaman (y si encima es para agobiarte con sus problemas, la verdad es que ni te apetece hablar con ellos. No porque no les quieras ayudar, sino porque se acuerden solo en el momento de que les seas el paño de lágrimas ya que para las alegrias ni un pensamiento en ti). Echo de menos esos tiempos, si ya sé que hay que vivir el presente y el pasado saber que esta ahí pero mirar hacia adelante, pero no puedo evitar tener esa melancolía. Como yo creo que estamos muchos (pienso, esto es una reflexión muy personal y seguramente muchos no estarán de acuerdo o quizás si...) cansados del giro que ha pegado la sociedad y todo lo que con ello nos está cambiando me explico poniendome a mi como ejemplo: cuando era pequeña, teníamos una educación por nuestros mayores y un respeto por todo lo que nos dijeran, pudiendo estar de acuerdo o no, pero como nos lo decían ellos casi iba a misa. Hoy y lo veo a diarío, las generaciones que estan subiendo (casi me arriego a decir que hasta las que venían detrás nuestro) no tienen esos valores que teníamos nosotros; les es más cómodo el pasotismo, la irreverencia, el ser egoistas, el ser siempre ellos antes que nada...
Yo a quien achaco más culpa (a parte de la sociedad en general que nos ha tocado vivir), es a sus padres. A mi manera de ver, muchos han pasado la responsabilidad de la educación a las escuelas y a sus profesores, pero no se dan cuenta que ahí se les enseña unas materias y que la parte del respeto, la humanidad, el darles unos valores...es más de los padres que no de un profesor. No puedo evitar tener lástima por estos chicos y chicas que van a crecer con un espiritu muy pobre y perdiendose experiencias muy enriquecedoras que te hacen crecer como persona y ser humano.
Nos hemos vuelto muy cómodos y esperamos que todo nos lo den echo, pero señores, hay muchas cosas en esta dura vida que si no se luchan o se pelea por ellas hasta casi quedar sin aliento, no se consiguen ni te llama nadie a tu puerta a traerlas. Quien algo quiere algo le cuesta y no hay nada más satisfactorio que conseguir las metas que cada uno quiere alcanzar, a que si?.
Quiero pensar que si la gente fuera más persona, más solidario, más respetuoso... habría menos injusticias de la clase que fueran y este mundo sería bastante más bonito y pacifico de como lo tenemos ahora, que da más pena que alegria.
Un saludo para quien me lea,respetad y sereis respetado aplicadlo siempre...

Comentarios

Darcy ha dicho que…
Estoy completamente de acuerdo contigo. Yo tambièn a veces pienso en estas cosas y cuando era crìa las navidades eran geniales. Ahora igual que dices tù, la familia la mitad peleados (que gracia me ha hecho, por no llorar, claro), y la otra mitad a su bola... en fin... que no ha llegado la navidad todavia y ya estoy deseando que pase.

Un beso guapa.

Entradas populares de este blog

Días para desconectar

Mi despedida para ti...

Bendita rutina