martes, 11 de noviembre de 2008

Vamos a soñar un poco

Voy a intentar plasmar mis sueños aquí,son de lo más normal no os vayais a creer que son delirios de grandeza,ni mucho menos; son mis pequeños sueños que espero que en breve (un par de años más o menos) puedan hacerse realidad.
Hace años,yo siempre decía que no me iba a casar,no lo veía algo imprescindible para compartir mi vida con la persona que quisieras,pero trás ver la boda tan preciosa que tuvo mi hermano hace un año, la verdad es que me ha picado el gusanillo!.Fué un día tan especial (coincidió que era mi cumpleaños,los 30 y era una de las testigos!),bonito y lleno de emociones que me gustaria que la mía fuera así. No es que se trate de envidia ni mucho menos,solo que te das cuenta que quieres algo tan hermoso para ti también. Sé que hay unos preparativos anteriores,que los nervios acabaran conmigo para que todo esté ideal para ese día,que puede que ese sentimiento no sea compartido por todos los invitados,pero que quereis que os diga,quiero ser la princesa de un bello cuento por un día,compartiéndolo con mi adorado príncipe. Quiero vivir esos gestos de complicidad con él,quiero verle la cara al verme entrar vestida de novia,quiero llorar de emoción al darnos el SI QUIERO,quiero ver los ojos de mis seres queridos siendo espectadores de nuestro día,quiero bailar de alegría,quiero estar radiante ese día para él...uf,suena tan bonito!.Ya sé que también lo podria hacer de otra manera,pero me gustaria la del cuento de hadas. No cambiará nada ese día pues ya desde hace unos años vivímos juntos compartiendo lo bueno y lo malo, pero quiero poder hacer ese sueño realidad.
Otro sería pasada la boda,ponernos manos a la obra (cualquiera diria que vamos a edificar un edifício,pero bien mirado si es una construcción,la de nuestra familia)en la labor de ser padres.Cuando por primera vez le dije a mi futuro marido que se me había despertado el instinto maternal,creo que le dí uno de los sustos mayores en la vida.De mi boca siempre había oído que los niños no me llamaban la atención,que quizás nunca tendria,que no tenía paciencia con ellos...y cuando me escuchó,se quedó de una pieza.Claro está,yo no podía emprender ese camino sin saber si ese proyecto era compartido por él (más o menos opinaba como yo sobre ese tema);mi sopresa fué escuchar un "si,también me gustaria tener un hijo contigo".Ese día lloré de emoción al oirle (igual que lo hice el día que me dijo que nos casaramos,ya que era el paso que nos faltaba dar),así que la idea de casarnos y formar una familia,era en común VIVA!!!!.Soy así de sensiblona,que le vamos a hacer!.Lo mejor es ver su cara cuando a mi me da esa llantera, es una mezcla de incredibilidad y risa (ya me conoce y sabe que soy de lágrima fácil,por eso ya sonríe en esos casos). Me gusta fantasear imaginando como sería mi hijo/a;como llamarle, me gustaria que tuviera los ojitos de su padre (son de un color verde y rasgados como de gato,para mi son preciosos y me tienen prendada desde el primer día que se los vi),que tuviera mi alegria de carácter,que amase tanto a los animales como una servidora,que fuese bien guapo/a,que sea sano y atlético como su padre,no sé tantas cosas que son eso,fantasias que aún ni nos hemos puesto en ellos,pero me gusta pensar esas cositas.
Aquí están mis sueños,terrenales y alcanzables,pero sueños aún (la económia es muy mala compañera de los sueños).
Este es otro de mis desnudos.
Un saludo para quien me lea y recordad,respetad y sereis respetados.

1 comentario:

Darcy dijo...

Que bonito! La verdad es que no puedes pedir nada màs en la vida, amar, amor, ser correspondida y construir juntos con ese amor. Perfecto.

Te deseo que todos tus deseos se cumplan.

Besos!

Las horas en la vida

El otro día fregando los platos tras la cena, pensaba que las horas del reloj tienen un diferente significado según la edad que tengas, me e...