El que se ofenda tiene dos problemas....

Si es que somos así de chulos, normal que digan que Spain is different y tant diferent señores!. Ya no voy a comentar el tema de la corrupción política, los ladrones de millones que tienen la panacea en nuestro país o las leyes hechas para todos que solo, unos pocos cumplen no…Lo digo por el tema de tener un animal o el simple hecho de quererles.
Es alucinante que en el tema del proteccionismo no se cumpla ni una sola de las “leyes” que hay: que si niñato bien situado en cierto partido político se le antoja matar con saña a unos indefensos gatos callejeros, es declarado inocente de la denuncia pertinente por tratarse de CAZAR y al ser legal el CAZAR en nuestro país, pues claro, el nene absuelto, perdonad que os diga que me revuelve las tripas dicha sentencia…
Que si en cierta provincia ronda una leona hambrienta y muy peligrosa, a la que hay que abatir como sea, termina convirtiéndose como por arte de magia, en un perro abandonado al que abaten cuál criminal con todo el arsenal de armas que disponen; eso si desoyendo las propuestas de asociaciones animalistas de atrapar al animal sin causarle daño alguno (no fuera que lo atrapasen y ellos con todos sus fusiles quedasen más retratados que las Meninas). En casos como estos y muchos más que leo u oigo a diario, siento vergüenza ajena y vergüenza de permanecer al género HUMANO.
Luego estas las cosas más cotidianas, escuchar de boca de algunos “¿Cómo puedes preocuparte y gastarte ni un céntimo por ese animal sarnoso, habiendo tantos niños que pasan hambre?”. Bien, para empezar y siendo muy educada intentaré contestar a esta famosa pregunta que tantas y tantas veces hemos escuchado las personas que queremos, respetamos y salvamos vidas de animales:
Primero: todos somos capaces de desarrollar el sentimiento de la solidaridad tanto sea hacia seres humanos como a animales, por esa misma regla de tres, cada uno de nosotros elegimos con quien compartimos este hermoso sentimiento. Y como toda elección tendrá admiradores y detractores, pero con algo en común o así debería ser: RESPETO.
Segundo: cada persona es libre de elegir con que o con quien desea gastar su dinero, un dinero que muchos sabemos lo duro que es ganarlo mes a mes me permito añadir.
Tercero: resulta muy desagradable leer o escuchar a individuos palabras como “tarados de los animales, histéricos de los animales, locos de los animales” y un largo etcétera de improperios que se regalan muy gratuitamente a aquellos que, lloramos, sufrimos, reímos POR los animales abandonados.
Cuarto: quisiera preguntar a todos estos que critican tan ferozmente que una persona gaste X cantidad de dinero y tiempo en salvar a un animal abandonado, a cuantos niños tienen apadrinados, a cuantos asilos prestan sus horas libres como voluntarios, cuantos llevan una sonrisa a los niños de un hospital…seguramente las respuestas serían más NO que SI..Los que sufrimos por un animal abandonado lo hacemos porque tenemos sentimientos y estos sentimientos, los aplicamos a animales, humanos y plantas pues el respeto que sentimos por la vida en toda su amplitud, nos impide hacer diferencias entre ellos.
Quinto: cada persona escoge si compartir su vida o desarrollarla en soledad, pero en el caso que decida hacerlo con animales ya será tachada de rara. NADIE puede pretender criticar la felicidad de NADIE; si una/o es feliz compartiendo su vida con tres perros y cinco gatos, quienes somos para decirle que eso no esta bien? ¿Por qué no esta bien, porqué no es lo “normal”? perdonad que os diga, pero hay tantas cosas horribles que no son normales las cuales, suceden tan a menudo que se han vuelto normales que me parece aberrante. Así que me gustaría que esos que tachan de “raros” a los demás, se parasen unos segundos a mirar si ellos mismos no son más raros.
Sexto: este apartado ya me lo guardo para mi opinión la cual es que, por mucho que seamos criticados, ofendidos y desacreditados, siempre habrá ángeles de la guarda para seguir rescatando a los inocentes de perreras, zulos, maltrato, calles… para devolverles la esperanza en el ser humano que un día se les arrancó. Por esos ojos que miran con esperanza, por esos meneos de cola alegres, por esos ladridos felices, por esos dulces ronroneos merece la pena luchar día a día. Por vosotros y por todo lo que nos dais, os queremos pequeños.
Y añado para todos aquellos que nos tachan de todas las lindezas comentadas más arriba que, no puedo evitar sentir algo de lástima por ellos pues sus vidas y sus corazones están tan vacíos y aburridos, que la única manera de llenar sus horas es criticando a los que saben lo que es querer, la envidia es muy mala señores…

Comentarios

Yogui ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yogui ha dicho que…
Chapeau!!!
Muchos lametones
Yogui
leonor ha dicho que…
¡¡¡esta es mi Marta!!!
el que no encuentre la verdad absoluta en estas palabras, puede castrarse por el método de chafárselos con 2 piedras... no es doloroso sobre todo si no se pilla los dedos...

Entradas populares de este blog

Días para desconectar

Mi despedida para ti...

Bendita rutina