Mi día a día

Estos días no se porque, ya que mi rutina es la misma de siempre desde hace cuatro años, estos días me sorprendo pensando en lo aburrida que me resulta mi vida; bueno más que aburrida, monótona y eso es culpa del ritmo que llevo. No soy de las que se regocija lamentandose de la mierda de vida que lleva,pero es que desde que cambie de empresa (para mejorar en todos los aspectos),hay veces que se hace más cuesta arriba que otros y supongo que me encuentro en una de esas cuestas.
Mi día a día es como el de cualquier persona trabajadora y aún, puedo decir con cierto lujo que no tendría que quejarme, que podría ser peor si tuviera niños (no es el caso aún,todo se andará jeje)!.Os lo explicaré con una pequeña lista:

-Toca diana antes de las siete (bueno, el despertador suena a una hora y yo apuro esos minutos de oro), mi amor se levanta enseguida y a mi me cuesta horrores (si,soy muy perezosa para salir de la cama). Mientras él se viste y arregla, yo apuro esos minutos que tan generosamente me cede al salir a pasear a nuestro enano (cualquier día se va a levantar y me dirá: verdad que el peque es tan tuyo, pos ale,levantate tu y a la calle!. creo que no lo ha echo ya por su amor a ambós y por no mandarme hasta el infinito y más allá...). El enano en cuestión es tan perezoso como yo hay que ponerle el arnés como se puede, mientras él está espachurrado debajo del nórdico bien calentito, es toda una estampa el verles peleando: uno que quiere salir y el otro que ni de guasa.
-Regresan del paseo y ya me levanto, me arreglo y para el trabajo falta gente (bueno,si por nosotros fuera y para más de uno, podría faltar el que quisiera ¿eh?).Si no hay ningún accidente de tráfico, en media hora me deja a mi en mi trabajo y él se marcha para el suyo.Aprovecha que llega una hora antes para echarse un sueñecito en el coche (no me direis que no es un gesto de amor, levantarse dos horas antes y llevarme a mi al trabajo,si es que le tengo que querer...).
-Organizo las cosas de la tienda y subo la persiana: buenos días gente,ya pueden venir a comprar!. Pero no siempre lo hacen a primera hora (mientras lo hagan en algún momento de la mañana,me doy por contenta). Tengo el gran privilegio de tener internet y poder acceder a él siempre que guste en el trabajo (¡santo internet cuantas horas me has acompañado!).
-A las 13h bajo persiana y "disfruto de mi rato de comida y descanso". Lo pongo entre comillas porque a mi me gustaria poder ir a mi casa a comer, descansar esos minutos, desconectar y volver, pero no me es posible por horarios de tren (ya si le digo a mi amor que vayamos a casa a comer, primero que por horarios no le daria tiempo y segundo, seguro que me manda a tomar viento por ahí,segurísimo vamos!). En ese rato es cuando aprovecho para hablar con mis amigos lejanos (para mi desgracia viven a muchos kilómetros de mi), desnudar un poquito más mi alma con este blog, visitar páginas de internet, en resumen: entretenerme esas horas.
-A las 16h vulvo a subir persiana y a seguir batallando con clientes,proveedores,mi jefe...hasta las 20h que la bajo defeinitivamente para irme. Sobre las 19.30 aparece mi amor por la tienda y aprovecha a merendar un poco y hacer tiempo, hasta la hora de irnos.Después de media hora de carretera llegamos a casa, sobre las 9 de la noche.
-Como vivimos en un quinto sin ascensor (espero que se haga realida el proyecto este diciembre de ponerlo que es agotador subir las escaleras puf), llamamos a mi madre para que le ponga el arnés al peque, le enreda una bolsita para sus cacas (hay que ser cívico y responsable que nuestras mascotas y recoger siempre sus deposiciones.Esta sencilla costumbre le cuesta mucho a algunos...) y nos lo manda por las escaleras.El espectaculo es digno de ver: nosotros abajo silbándole, llamándole, dando palmadas para que el nene nos oiga y se decida a bajar (es señorito como el solo,no hace falta que me lo digais. Y si, le queremos mucho,sinó no le tratariamos como lo hacemos). Le damos su paseo nocturno y subimos a casa los tres.
-Aprovechamos para darnos una ducha antes de cenar,cenamos charlando un rato contandonos que tal el día, vemos un rato la tele (últimamente a las once estamos ya muertos de cansancio y sueño) y nos acostamos. Y así cada día.
¿Aburridillo verdad?, pues si, pero es la vida que toca vivir porque así la tenemos organizada, de momento. Ya que el día que decida ser madre, tendré que dejar la tienda y buscar un trabajo más cerca de casa. La verdad es que aunque me paso el día fuera de casa, en mi trabajo me encuentro muy cómoda, valorada y apreciada, por eso el día que tenga que irme se me hará muy difícil. Mis jefes son ante todo personas y así me lo han demostrado en incontables ocasiones, sé que el día que me marche será una faena (no porque yo sea insustituible,sinó por la confianza que hay, la comodida de ambos lados, no sé muchas cosas).Pero si tomo esa decisión,eso esta ya pensado; para seguir mi vida tendré que hacer sacrificios y este será uno de ellos. Cada uno tiene que seguir su camino...
Un saludo para quien me lea,respetad y sereis respetados aplicadlo siempre....

Comentarios

Darcy ha dicho que…
Pues tu vida es muy bonita, y se parece a la mia, aunque mi perrito (que es mio) yo me lo guiso y yo me lo como. Asi que me levanto la primera en casa para sacarle a èl y mientras tanto mi amorcito se arregla y desayuna. Luego nos vamos juntitos al trabajo (porque trabajamos juntos), y asì tambièn todos los dìas a nosotros nos parecen iguales, pero què bonitos son! no te parece?

Un beso!

Entradas populares de este blog

Días para desconectar

Mi despedida para ti...

Bendita rutina