domingo, 30 de enero de 2011

MI/NUESTRO sueño....

Y tras 9 meses en mi cuerpo donde compartimos lágrimas llenas de dudas y miedo por nuestro futuro juntos (mamá es muy cagona y un mucho histérica), risas con papá a las tantas de la madrugada sin ton ni son (si es que eran los ratitos que estábamos los tres y tu nos dabas unos meneos enormes, te hacías notar ya ¿eh?; como te gustaba sentir la mano de papá, era con el único que te comunicabas a parte de mi…), un traslado a nuestra actual casa mucho más grande pensando en tu comodidad (si cariño hacía mucho calor pero es que o lo hacíamos en Julio o perdíamos esta fantástica oportunidad y no estábamos dispuestos a perderla!.Seguro que en unos años te encanta tu habitación que con tanto cariño te montamos), ladridos y maullidos a todas horas de tus futuras mascotas-amigos (si ellos me veían cambiar pero poco imaginaban porque jeje), visitas a urgencias porque el dolor de el maldito mioma me estaba matando (si esa pelota que estaba tapándote la salida le produjo a mami más penas que alegrías; sobre la mitad del camino que hacíamos juntos me obligó a medicarme muchos días y, al final de nuestro camino volvió a las andadas provocándome tales dolores que vi la galaxia de Andrómeda ampliada y en panorámica…).Momentos tuyos y muy míos en los que intentaba imaginar como serías, a quien te parecerías, si todo iría bien en el quirófano (mamá lleva una puertecita en su barriga por donde saliste) y mil dudas más que se desvelaron ese 15 de Diciembre a las 9:15m de la mañana cuando apareciste en mi vida para siempre.
Era una de las mañanas más frías de las últimas semanas, papá y yo dormimos apenas nada porque sabíamos que en cuestión de pocas horas estarías con nosotros; yo tenía mucho miedo ¿lo notaste verdad mi niño precioso?: por culpa de el maldito mioma no sabía si iba a estar poco o mucho rato en el quirófano y eso me asustaba y mucho (los médicos no me gustan y contigo fuimos a muchas visitas de ellos si era por tu bien, pero no dejaba de gustarme bien poco…).De camino a verte el terror me invadía cariño no podía evitarlo pero me dejé hacer todo para que a ti no te pasara nada malo.
Al rato de tumbarme en la camilla me dijeron que eras bien moreno de pelo (mami y papi son dos morenos de tomo y lomo, no podías ser de otra forma) y entonces te vi…mi bebé precioso, mi hijo ya estaba conmigo después de los malos ratos, de la incertidumbre, de la ilusión con que le esperábamos y un largo sin fin de sensaciones ya estabas ahí…
Siempre había leído que era el momento más especial para una mujer pero no así fue el mío; recuerdo lo mal que me sentó la anestesia (acabe devolviendo un poco ),el que no llevase mis gafas hace que el recuerdo sea algo más difuso y borroso de tu imagen, el dolor al terminar de coser mis heridas mientras tu estabas con papa (sintiendo su piel desnuda con la tuya para que no perdieras calorcito, seguro que le reconociste enseguida ¿verdad mi vida?) se hacia interminable, los minutos que mi cuerpo iba despertando parecían horas que pasaban muy lentas…El primer momento de verte no lo recuerdo como el más feliz de mi vida, para que engañarte; no fue hasta que volví a la habitación y te trajeron con nosotros que pude ver lo bonito que eras…
Mi pequeño trocito de corazón que hermoso estabas con el trajecito que había escogido para ti, te miraba y remiraba sin acabar de creerme que todos esos meses habías estado dentro de mi, moviéndote a tanto en tan poco espacio, no podía dejar de pensar lo precioso que eras, aún no me creía que estuvieras conmigo…
Y llegó el momento de que empezaras a comer de mi, alimentarte de mamá te pareció muy pesado y te volviste perezoso. A mi no hacían más que decirme que debías mamar y yo, por más que lo intenté no conseguí que te animaras a hacerlo; después de que empezaras a perder peso te dieron ese biberón que te supo a gloria ya ya te decidiste a ser un vago en toda regla para mamar. Os aseguro que lo intenté por activa y por pasiva porque cada vez que se quejaba al pecho, cada vez que sollozaba al pecho, cada X minutos al pecho…pero mi príncipe ya había elegido sin yo saberlo. Nos dieron el alta a los 3 días y yo estaba deseando llegar a casa para que conocieras a los peludos, para empezar nuestra nueva vida juntos sin enfermeras que nos agobiasen ni presiones extras.
Los principios son complicados pues ser madre, es como poco una aventura que todos te dicen como será y que bien poco te imaginas hasta que no la vives. Te encuentras con ese ser tan pequeñito e indefenso a tu cargo, demandando de ti el 100% de las horas del día y de tus atenciones; es inexplicable hasta que no estas en ello de verdad.
Y mi vida cambió por completo, bueno la mía y la de papa porque con él: he compartido las horas en vigilia porque tenías hambre o estabas sucio, hemos compartido esos momentos los dos solitos de cogerte con sumo cuidado y mucho amor, hemos acariciado tus manitas pequeñas y besado tus mofletitos redondos mientras dormías, te hemos mirado con tanto orgullo como cariño mientras estabas en brazos de otros, nos hemos reído hasta la saciedad porque nos manchabas la ropa con tus pipis, nos hemos preocupado por estas pruebas (bueno mamá más que ya sabes como soy…) que han de hacerte y que seguro salen genial, noches eternas en las que no te duermes ni de broma y el agotamiento nos ha despertado para darte el biberón… Tantas emociones y sentimientos desconocidos por ambos pero, que estamos aprendiendo a vivir juntos haciéndolas más intensas si cabe.
Aún hoy tras casi un mes y medio, te miro mientras balbuceas sonidos o sonríes mirando la pared estucada de nuestra habitación y no me creo que estés aquí, que estuvieras en mis entrañas 38 semanas compartiendo mi vida y que seas tan precioso como eres…
Nuestro sueño se cumplió y de él ha nacido nuestro HIJO, ese trocito de mi corazón fuera de mi alma que siempre latirá junto al mío. Te quiero cariño, eres nuestra luz de cada mañana y el resplandor plateado, de cada noche.

1 comentario:

JOAN dijo...

Hola!

Hacia muxo que no me pasaba por aquí y me a encantado poder leer un texto tan lleno de sentimiento, tan personal y tan importante para tí!!
Te deseo que la vida te regale muxas sonrisas de la mano de tu familia :)

1abrazo!

Las horas en la vida

El otro día fregando los platos tras la cena, pensaba que las horas del reloj tienen un diferente significado según la edad que tengas, me e...